Moynaq – El cementerio de barcos en el desierto en Uzbekistán

 

Moynaq

Muchos han visitado una ciudad abandonada y se han preguntado qué catástrofe podría haber causado un éxodo de la metrópolis, una vez tan evidentemente próspera. Sin embargo, estas ciudades tienen por lo general cientos sino miles de años, el diario clamor y llanto de civilización es sólo un eco. Sin embargo, visita Moynaq (o Mo’ynoq) en Uzbekistán, y podrás ver el apocalipsis allí mismo, en estos momentos.

La señal de la era comunista soviética todavía da la bienvenida a la gente a la ciudad. Sin embargo, hay pocos visitantes que permanezcan más de unas pocas horas. Todos se van después de haber echado una mirada a lo que es una escena reminiscente de una película de desastres de ciencia ficción – grandes barcos a la deriva en el desierto.

Si esto fuera una película de Steven Spielberg, la pregunta sería ¿cómo llegaron aquí? Sin embargo, esto es la vida real. La única pregunta es ¿qué diablos pasó?

Moynaq
Crédito de la imagen del usuario de Flickr kvitlauk

La ciudad ha registrado un descenso en picado de su población desde la década de 1980. ¿El problema? Moynaq es un puerto – o al menos lo era. El mar está ahora a 150 km (casi un centenar de millas) de distancia del punto el cual fue usado como puerto de la ciudad. Los restos del cataclismo están por todas partes en forma de cascos oxidados de los barcos de pesca.

En medio de los kilómetros y kilómetros de arena y matorrales, estos barcos se sientan, aislados, varados, oxidados y extremadamente fuera de lugar, se trata de las conchas a las que se aferra el sonido del mar que se niega a quedarse en el olvido. Ellos crean un área improbable de juegos para los niños locales, aunque uno sólo puede considerar el refrescante chapuzón en las aguas azules del mar que sus padres disfrutaron sería de más beneficio para ellos. ¿Se darán cuenta que podrían haber sido los pescadores?

Moynaq - Boot uit Kazachstan
Crédito de la imagen del usuario de Flickr Martijn Munneke
Moynaq
Crédito de la imagen del usuario de Flickr kvitlauk

La ciudad de Moynaq (el único puerto sin litoral en el país de Uzbekistán) bordeaba el mar de Aral, en realidad un lago interior el cuarto más grande en el mundo. Compartió el mar con su vecino, Kazajstán, y ambos países se encontraban bajo los auspicios de la Unión Soviética durante la mayor parte de un siglo. Los proyectos de irrigación de los soviéticos a partir de la década de 1960 vieron el declive del mar a tan sólo un diez por ciento de su tamaño original por la mitad de la primera década del siglo XXI.

Moynaq
Crédito de la imagen del usuario de Flickr kvitlauk
Moynaq
Crédito de la imagen del usuario de Flickr soyignatius

El agua había sido drenada de los afluentes del Mar de Aral para apoyar a la creciente industria de algodón del país. Cuanta menos agua había más fácil era para el sol evaporarla y la costa empezó a bajar – y alejarse más cada año. Esta contracción combinada con la escorrentía química de la industria del algodón causó estragos en los peces en el mar. Sin embargo, no se hizo nada.

Moynaq
Crédito de la imagen del usuario de Flickr Martijn Munneke
Moynaq - Zo ging dat dus, vroeger.
Crédito de la imagen del usuario de Flickr Martijn Munneke

La ciudad, con una población de decenas de miles de personas, se había apoyado sobre la pesca en el mar para mantener su economía. Se había desarrollado como un importante centro para la pesca y conservas, sin embargo conforme el mar se redujo la pesca excesiva se convirtió en norma, agravando el problema. La fábrica de conservas todavía está allí, sus puertas firmemente cerradas. Los únicos pescadores de la ciudad ahora están en los carteles no en los barcos.

Moynaq - Vissersboot
Crédito de la imagen del usuario de Flickr Martijn Munneke
Moynaq - Boten uit Kazachstan
Crédito de la imagen del usuario de Flickr Martijn Munneke

Entonces la gente comenzó a morir también – en grandes cantidades. Las tormentas de polvo de la desecada y desastrosamente contaminada zona, que una vez había sido el lecho del mar, envenenó los pulmones de los habitantes. Ante la perspectiva de desempleo y una esperanza de vida severamente restringida la mayoría de gente se fue.

Moynaq
Crédito de la imagen del usuario de Flickr kvitlauk

Algunos siguen estando: la gente de Karakalpak ha vivido en la zona durante más de mil años. Sin embargo, ahora tienen que sufrir veranos más calurosos e inviernos más fríos – otro subproducto de este desastre ambiental, el mayor de la historia moderna. Cuando nieva en el invierno los barcos parecen más fantasmales que nunca. Hay algo de turismo de los desastres que reúne en un poco de dinero y no hay mucho que hacer, pero esto. Sin embargo, la población se compone sobre todo de muy ancianos que cuidan de los más jóvenes – los padres a menudo salen a buscar trabajo en otros lugares para enviar dinero para apoyar a la familia.

Moynaq
Crédito de la imagen del usuario de Flickr kvitlauk

Los niños que siguen a los turistas están, tal vez, alegremente sin saber que ellos pueden ser la última generación que vive en este lugar estéril que una vez sostuvo a tantas decenas de miles de personas. Es una dura lección que tendrán que aprender a un nivel muy personal.

La mayor parte de la población restante está involucrada en la industria algodonera de la región más grande que, irónicamente, fue responsable del desastre del Mar de Aral en primer lugar. El desastre del Mar de Aral podría deshacerse fácilmente, si los ríos que una vez alimentaron el mar – más notablemente el río Amu Darya – ya no se desviaran para regar los campos de algodón. Desgraciadamente, como la economía de Uzbekistán es bastante débil y no se dispone de fuentes de ingresos alternativas en el pobre oeste del país, parece muy improbable que se vuelva a llenar el Mar de Aral.

Vídeos

Travelers' Map is loading...
If you see this after your page is loaded completely, leafletJS files are missing.

Fuente: kuriositas

¡NO TE LO PIERDAS!
Suscríbete al boletín

Recibe información de calidad sobre viajes y equipo para tus aventuras

Invalid email address

¿Nos cuentas algo? :)

A %d blogueros les gusta esto: