Puente de Glienicke: El puente de los espías, Alemania

 

Puente de Glienicke: El puente de los espías

En el distrito de Wannsee de Berlín, Alemania, hay un corto puente que cruza el río Havel y conecta la capital alemana con Potsdam. Históricamente, este puente sirvió de frontera entre Berlín Oriental y Occidental, marcada por una línea blanca en su centro. Su ubicación aislada lo convirtió en un punto estratégico para el intercambio de espías de alto rango entre las potencias orientales y occidentales, lo que le valió el apodo de «Puente de los Espías».

Puente de Glienicke: El puente de los espías, Alemania 1
Crédito de la foto: Andreas Levers/Flickr

Originalmente, en este lugar había un puente de madera del siglo XVII que facilitaba el acceso a los cotos de caza de los alrededores de Stolpe. A principios del siglo XIX, se construyó un nuevo puente con una combinación de ladrillo y madera para soportar el creciente tráfico. Sin embargo, con la llegada del siglo XX, la demanda superó incluso la capacidad de este puente. En consecuencia, en 1907 se sustituyó por un moderno puente de hierro.

Durante la época de la Guerra Fría, las autoridades de Alemania Oriental denominaron al puente «Puente de la Unidad» porque la demarcación fronteriza entre Alemania Oriental y Berlín Occidental, ocupado por los Aliados, pasaba directamente por su centro. Paradójicamente, a pesar de esta unidad simbólica, se hicieron todos los esfuerzos posibles para obstaculizar cualquier reunificación real entre Alemania Oriental y Occidental. En 1952, las autoridades de Alemania Oriental dieron incluso un paso decisivo al cerrar el puente a los ciudadanos de Berlín Occidental y Alemania Occidental. Posteriormente, tras la construcción del Muro de Berlín en 1961, el puente quedó vedado también a los ciudadanos de Alemania Oriental. Sólo se concedió acceso exclusivo al personal militar aliado y a los diplomáticos extranjeros.

Puente de Glienicke: El puente de los espías, Alemania 2
Fotografía del puente de Glienicke tomada en 1987. Crédito de la foto: David Stanley/Flickr

Entre todos los puestos de control que unían Berlín Occidental con Berlín Oriental y Alemania Oriental, el Puente de la Unidad tenía un estatus distintivo. No sólo se caracterizaba por la presencia soviética, sino que también estaba bajo pleno control soviético, lo que lo diferenciaba de otros puestos de control que estaban bajo la autoridad de Alemania Oriental y carecían de una influencia soviética directa.

El puente pronto se convirtió en el lugar de varios intercambios de prisioneros de alto perfil, empezando por el intercambio entre el espía soviético, coronel Rudolf Abel, y el piloto estadounidense de aviones espía, Francis Gary Powers, que fue derribado en la URSS en su avión espía U2 en 1960. El intercambio, que tuvo lugar el 10 de febrero de 1962, perduraría en la memoria estadounidense con el libro de James Donovan de 1964 sobre el juicio, las negociaciones y el intercambio, titulado Extraños en un puente: El caso del coronel Abel y Francis Gary Powers. Este suceso también sirvió de base para el thriller de Stephen Spielberg El puente de los espías protagonizado por Tom Hanks en el papel de James Donovan.

Puente de Glienicke: El puente de los espías, Alemania 3
Puente Glienicke tras la caída del Muro de Berlín. Crédito de la foto: Gavin Stewart/Wikimedia Commons

El siguiente intercambio tuvo lugar en abril de 1964, cuando el oficial de inteligencia soviético Konon Molody fue canjeado por el agente británico del MI6 Greville Wynne. El 12 de junio de 1985, 23 agentes estadounidenses retenidos en Europa oriental fueron canjeados por el principal espía industrial polaco, Marian Zacharski, y otros tres agentes soviéticos. El último intercambio tuvo lugar el 11 de febrero de 1986, cuando el defensor de los derechos humanos y preso político Anatoly Shcharansky y tres agentes occidentales fueron canjeados por Karl Koecher, el topo checo de la CIA, y otros cuatro agentes orientales.

En 1980, el gobierno de Berlín Occidental tomó medidas para reparar su parte del puente y, en 1985, financió la reparación de la parte de Alemania Oriental a cambio de cambiar oficialmente el nombre del puente por el de «Puente de Glienicke», en referencia al cercano Palacio de Glienicke. Tras la caída del Muro de Berlín, el puente de Glienicke se reabrió a los peatones, marcando el fin simbólico de la división. Como parte del proceso de reunificación alemana en 1990, se desmantelaron las fortificaciones y barricadas fronterizas que separaban Alemania Oriental y Occidental, dando paso a una nueva era de unidad.

Puente de Glienicke: El puente de los espías, Alemania 4
Placa sobre el puente para recordar la división de Alemania hasta 1989. Crédito de la foto: Roland.h.bueb/Wikimedia Commons
Puente de Glienicke: El puente de los espías, Alemania 5
Crédito de la foto: Uwca/Wikimedia Commons
Puente de Glienicke: El puente de los espías, Alemania 6
Crédito de la foto: Loewenflausch/Wikimedia Commons
Travelers' Map is loading...
If you see this after your page is loaded completely, leafletJS files are missing.

Fuentes: www.amusingplanet.com



Suscríbete a la web por correo electrónico

¡Si no te quieres perder nuestras actualizaciones deja que te avisemos por correo electrónico! Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 15 suscriptores

¿Nos cuentas algo? :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.