El Indestructible busto de Pablo Iglesias

El Indestructible busto de Pablo Iglesias

Un poco alejado del circuito turístico en el barrio norte de Madrid se encuentra una reproducción de un busto de Pablo Iglesias Posse. Fundador tanto del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) como de la Unión General de Trabajadores, es en cierta medida una de las figuras más importantes y respetadas en la historia moderna española, pero relativamente desconocido para la generación más joven. La reproducción del busto se dio a conocer en 2001 a una recepción mixta de madrileños conservadores. Mientras que la reproducción no es nada especial a la vista, el trasfondo histórico del original es sin duda una historia digna de ser contada.

Réplica del busto de Pablo Iglesias

El busto de Pablo Iglesias original fue diseñado y construido por el escultor Emiliano Barral. Se pretendía que fuera un poderoso símbolo de la izquierda en lo que era un momento de gran agitación social y política en toda España y gran parte de Europa. El monumento se puso por primera vez a la vista en 1936, en el Parque del Oeste, unos meses después de que la Guerra Civil Española estalló. El día de la ceremonia de inauguración estaba inundado de ostentación revolucionaria. Un mar de banderas rojas, discursos emocionales y nobles, e himnos conmovedores.

A medida que los combates en la guerra civil se extendieron por gran parte del país, Madrid se debatía entre los contendientes y las ideologías arraigadas. Las familias, pueblos y ciudades divididas por sus enemistades personales en una lucha por el control último de España. Madrid estaba inicialmente en el lado de los republicanos y la lucha pronto comenzó entre las tropas republicanas y nacionalistas. El Parque del Oeste era el lugar de muchas escaramuzas y el monumento sufrió un gran número de balas perdidas y explosiones de metralla.

Después de 3 años de lucha con la guerra civil llegando a su fin y Madrid en manos de Franco, las tropas nacionales victoriosas intentaron volar el busto con un poco de dinamita sobrante. Después de numerosos intentos fallidos el busto de 1,5 toneladas fue en su lugar transportado al cercano Parque del Retiro para ser disuelto por los canteros y utilizado como material de construcción para un muro de piedra que iba a ser construido en la zona.

Esto probablemente habría sido el final de la historia si no fuera por las acciones de un español local llamado José Pradal, dibujante de la Ciudad de Madrid. Al llegar al trabajo en el interior del Parque del Retiro, Pradal se acercó a un grupo de trabajadores que estaban a punto de empezar a romper la cabeza. Reconociendo el busto por lo que era, fue capaz de convencer a los trabajadores de que la piedra del busto sería inservible como material de construcción. Se dieron por vencidos en la tarea y se trasladaron a otro proyecto.

Escultor Emiliano Barral con el busto de Pablo Iglesias Posse

Escultor Emiliano Barral con el busto de Pablo Iglesias Posse

Más tarde esa noche Pradal volvió con dos amigos y, al amparo de la oscuridad, fueron capaces de mover el busto a uno de los jardines en el parque. Juntos cavaron rápidamente un pozo poco profundo y enterraron el busto. Tomaron nota de la ubicación exacta en un mapa y se prometieron volver en una fecha posterior para recuperar la cabeza enterrada.

Pradal mantuvo el mapa en su casa durante 17 años, pero en 1957, consciente del peligro potencial que representaba mantenerlo en su poder, viajó a Toulouse y depositó el mapa con su hermano Gabriel, que por aquel momento vivía en el exilio en Francia. Entonces, Gabriel en su lecho de muerte, confió el mapa a sus hijos Mercedes y Carlos. No fue hasta 1979, 40 años después del entierro, que los Pradal se sintieron lo suficientemente a salvo para contactar con alguien fuera de la familia y darles esa información. Eligieron a Alfonso Guerra, entonces vicesecretario del PSOE recientemente reformado.

En febrero del mismo año, el busto de Pablo Iglesias fue recuperado por un grupo de trabajadores. A pesar de algunos daños graves en la cara, especialmente la nariz, lo que quedaba del busto fue colocado en la entrada de la sede del PSOE en la calle Ferraz y todavía se puede ver hoy en día. Muchos artistas y escultores se ofrecieron para restaurar el busto a su forma original. Sin embargo, se consideró que el daño tenía un fuerte significado simbólico e histórico.

El busto en la sede del PSOE

El busto en la sede del PSOE

Fue mucho más tarde, en 2001, que la Fundación Pablo Iglesias decidió encargar una reproducción del mismo busto y colocarlo en las calles de Madrid. La copia del busto de Pablo Iglesias original fue realizada por el escultor Pepe Noja y se colocó en un gran bloque de granito en la Avenida Pablo Iglesias, en Chamberí. Incluso ahora, 80 años después de la muerte de Pablo Iglesias Posse y 40 años después de la muerte de Franco, la réplica del busto es un lugar para la protesta, el vandalismo y el graffiti.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may use these HTML tags and attributes:

<a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar