El Cementerio de Sad Hill, España – Un famoso cementerio de spaghetti western

 

Cementerio de Sad Hill

A unos 30 kilómetros al sureste de Burgos, una encantadora ciudad de la región de Castilla y León, en el norte de España, descansa un cementerio bastante extenso. El cementerio se encuentra absolutamente en medio de la nada. El pequeño pueblo de Santo Domingo de Silos, situado a 5 kilómetros, es la apariencia más cercana de civilización.

Sin embargo, en medio de las áridas colinas bañadas por el sol, más de cinco mil tumbas adornan el Cementerio de Sad Hill. Uno podría preguntarse quiénes son estos individuos, enterrados tan lejos de su tierra natal. Resulta que el cementerio de Sad Hill no es un cementerio de verdad, sino un decorado cinematográfico intrincadamente diseñado para servir de telón de fondo a la escena culminante de uno de los spaghetti westerns más perdurables de los años sesenta… El bueno, el feo y el malo.

Cementerio de Sad Hill
Crédito de la foto: santiago lopez-pastor/Flickr

Dirigida por el director y productor italiano Sergio Leone, El bueno, el feo y el malo se rodó en su mayor parte en España, en el escarpado terreno de la sierra de la Demanda y el valle del Arlanza, cerca de Burgos, por su similitud geográfica con el suroeste de Estados Unidos, donde se desarrolla la historia.

La película se rodó en cuatro lugares clave de los alrededores: el monasterio de San Pedro de Arlanza, que se convirtió en el hospital de la misión de San Antonio; el río Pisuerga en Hortigüela, que se convirtió en el escenario del campo de batalla de la Guerra Civil Americana en la película; los suburbios de Carazo, que se transformaron en el extenso campo de prisioneros de Betterville; y Santo Domingo de Silos, que se convirtió en el cementerio de Sad Hill.

Con 300 metros de diámetro y más de 5.000 lápidas, el cementerio fue construido por varios cientos de soldados españoles. Por cada día de rodaje durante aquel abrasador verano de 1966, la empresa pagó a cada soldado 250 pesetas (1,50 euros), y algunos oficiales recibieron hasta 900 pesetas (5,41 euros). El dictador español Francisco Franco, deseoso de mostrar sus dotes teatrales, incluso proporcionó al director Leone 1.000 extras para que trabajaran en la película.

Cementerio de Sad Hill
El cementerio en 1966.

Cuando terminó el rodaje, todo el mundo hizo las maletas y se marchó, y el cementerio quedó convenientemente abandonado y olvidado. Con el paso de los años, la naturaleza se apoderó del cementerio, y las enredaderas serpentearon sobre las cruces, haciendo que se derrumbaran, transformando finalmente el lugar en una mera extensión de pradera cubierta de hierba.

Cincuenta años después, un apasionado grupo de entusiastas que se autodenominó Asociación Cultural Sad Hill se embarcó en la búsqueda del paradero exacto del cementerio. Armados con fotogramas de la escena final de la película, rastrearon meticulosamente las coordenadas del cementerio. En 2015, iniciaron el laborioso proceso de excavación del lugar.

Con la ayuda de una singular estrategia de crowdfunding, en la que, por 15 euros, cualquiera podía inscribir su nombre, apodo o iniciales en una cruz, así como de donativos y voluntarios de Francia, Alemania, Turquía, Italia y EE.UU., los miembros de la asociación arrancaron lentamente las malas hierbas y removieron la tierra para descubrir las piedras y sus tumbas ocultas. Sus trabajos quedaron registrados en el documental del cineasta español y fanático del cine Guillermo de Oliveira: Desenterrando Sad Hill.

Cementerio de Sad Hill
Crédito de la foto: Estevoaei/Wikimedia Commons

Cuando Oliveira conoció la idea de la asociación, quedó intrigado:

«Me encanta visitar los lugares donde se rodaron las películas», dijo. «He visitado la presa donde se rodó el principio de Goldeneye, los decorados de La guerra de las galaxias en Túnez, el acantilado por el que se despeñan Thelma y Louise al final de la película, y el restaurante de Los Ángeles de Heat».

Aunque en un principio no había planeado rodar un documental, Oliveira se sintió conmovido por la dedicación y perseverancia de los voluntarios.

«Simplemente me impresionó la hermosa idea de que los fans de la película quisieran devolverlo a como era… Puede que fuera una idea maravillosamente loca, pero no dejaba de ser una locura. Era un sueño».

Oliveira y su cámara siguieron a los voluntarios mientras utilizaban azadas, palas y carretillas para limpiar el lugar. Localizaron a varios lugareños que fueron extras en la película y los entrevistaron. Él y su equipo también entrevistaron al compositor Ennio Morricone y a famosos fans de la película, como el director de Gremlins, Joe Dante, y James Hetfield, vocalista de Metallica, y el propio Clint Eastwood.

Desenterrado Sad Hill se estrenó en 2017 y está disponible en Netflix.

Hoy Sad Hill es una atracción popular y atrae a muchos visitantes y fans de la película.

Sad Hill Cemetery
Crédito de la foto: Mijnmedia/Wikimedia Commons

Referencias:

  • El cementerio del Bueno, el Malo y el Feo vuelve de entre los muertos, The Guardian
  • El lugar del Bueno, el Malo y el Feo renace en España, BBC
  • Por qué la gente se muere por un sitio en este cinematográfico cementerio español, El País
  • www.amusingplanet.com


Suscríbete a la web por correo electrónico

¡Si no te quieres perder nuestras actualizaciones deja que te avisemos por correo electrónico! Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 15 suscriptores

¿Nos cuentas algo? :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.