The Leaping Wall y Los Lobos De Livonia

The Leaping Wall y Los Lobos De Livonia

The Leaping Wall: Los Lobos De Livonia En El Muro De Salto

En un parque de Chicago, un trío de hombres lobo están esperando para devorar a sus hermanos caídos, el monumento se conoce como “The Leaping Wall”.

En un edificio de viviendas en el barrio de South Loop en Chicago, un pequeño parque cuenta con una inusual escultura que representa a tres lobos apoyados contra una pared de piedra. Uno está leyendo un libro mientras el cuervo mira sobre su hombro.

The Leaping Wall: Los Lobos De Livonia En El Muro De Salto

La escultura fue creada a principios de 1990 por Ellen Nesvick, en asociación con la Universidad de Columbia. Se basa en una ilustración llamada “Legends Rustiques,” (Leyendas Rurales) dibujada por el Baron Dudevant Jean Francois Maurice Sand en 1858.

La historia sería algo como esto: En Livonia (piensa en el Báltico, no en Michigan), la navidad veía a hombres convertirse en voraces lobos que devoraban todo a la vista, la cerveza y los seres humanos incluidos. Después de su libertinaje, se reunían en la muralla de la ciudad donde se turnaban para saltar. Los que no aterrizaban con éxito – por lo general los más gordos y lentos entre ellos – eran devorados por sus cánidos compañeros.

En la fiesta de la Natividad de Cristo, en la noche, una multitud de lobos transformados a partir de hombres se reúnen en un determinado lugar, organizados entre sí para luego extender la rabia con una ferocidad asombrosa contra los seres humanos, y los animales no salvajes. Los nativos de estas regiones sufren más perjuicio de éstos que de los lobos verdaderos y naturales. Para cuando un asentamiento humano es detectado por ellos, aislado en el bosque, lo asedian con atrocidad, tratando de romper las puertas, y en caso de hacerlo, devoran todos los seres humanos, y todo animal que encuentren en su interior.

Irrumpiendo en las bodegas de cerveza, y vaciando los toneles de cerveza o aguamiel, y acumulando las barricas vacías una encima de la otra en la mitad de la bodega, mostrando de esta manera su diferencia con los lobos naturales y genuinos. Entre Lituania, Livonia y Curlandia están las paredes de un cierto antiguo castillo en ruinas.

En esta noche en particular se congregan en multitud, y prueban su habilidad en el salto. Aquellos que son incapaces de saltar por encima del muro, como ocurre a menudo con los más gordos, eran flagelados y muertos por los jefes. Los lobos de Livonia en el Muro de Salto llevan acabo la transformación cruzando una cierta masa de agua.

No está mal en cuanto a cuentos populares se refiere, pero esta historia toma un giro escalofriante cuando uno conoce a Thiess de Kaltenbrun, un hombre sometido a juicio en 1692 por que creía ser un hombre lobo. Fue declarado culpable de herejía, azotado y desterrado de por vida. En defensa de Thiess, decía ser un “hombre lobo de Dios”, pero cualquiera que sea su verdadera identidad, su juicio contribuye a la maravilla de esta representación moderna de lobos a la espera.

Si pasas por la 11th Street esquina con Wabash, en Chigaco, que no dudes en echarle un ojo. De paso dejo el enlace en google maps por si quieres verlo en el Street View.

Te puede interesar  Fliegeberg, 'la montaña de vuelo' de Otto Lilienthal

 

Algunas imágenes de explodingdoughnut.com y yelp.com.mx

¡Suscríbete gratis a ViajerosDelMisterio!

Recibe por correo electrónico las actualizaciones y noticias de la web, así como artículos interesantes que pueden interesarte. ¡No te pierdas nada, te avisamos!



Viajeros

Usuario "oficial" de la web ;) Apasionado de la naturaleza y los viajes.By Viajeros del Misterio en Google

Leave a Reply

¿Dejas un comentario? :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

  Subscribe  
Notify of
Cerrar menú
×

Carrito