Un fragmento del Sputnik en Manitowoc, Wisconsin, EE. UU.

 

Un trozo del Sputnik en Manitowoc, Wisconsin

A principios de la década de 1960, antes de que los soviéticos enviaran a Yuri Gagarin al espacio, iniciaron su programa Vostok con una serie de vuelos de prueba no tripulados para investigar las posibilidades y los medios de una misión tripulada. El Korabl-Sputnik 1, apodado «Sputnik 4» en Occidente, fue el primer vuelo de prueba del programa Vostok.

La nave, de 4,5 toneladas, llevaba diversos instrumentos científicos, incluida una cámara de televisión, y una cabina biológica autosuficiente con un cosmonauta ficticio. El objetivo de la misión era estudiar el funcionamiento del sistema de soporte vital y las tensiones del vuelo.

El Korabl-Sputnik 1 despegó del cosmódromo de Baikonur el 15 de mayo de 1960 con gran fanfarria. Tras cuatro días de vuelo, la cabina de reentrada se separó de su módulo de servicio y se dispararon los retrocohetes, pero debido a un control de actitud incorrecto la nave espacial no volvió a entrar en la atmósfera como estaba previsto. En lugar de ello, se desvió hacia el espacio, donde permaneció hasta el 5 de septiembre de 1960, cuando volvió a sumergirse en la atmósfera terrestre.

Un fragmento de Sputnik en Manitowoc, Wisconsin, EE. UU.
Crédito de la foto: Amy Meredith/Flickr

Al chirriar a través del aire de la atmósfera superior, la nave se quemó casi por completo, excepto un trozo de metal de 9 kilos que aterrizó en Manitowoc, Wisconsin, en el norte de Estados Unidos, justo en medio de una calle frente al Museo de Arte Rahr-West.

El trozo de Sputnik fue descubierto por primera vez por dos policías, Marvin Bauch y Ronald Rusboldt, que inicialmente lo confundieron con un trozo de cartón. Sin embargo, al acercarse, sintieron que el objeto estaba demasiado caliente para tocarlo. Creyendo que se trataba de un trozo de escoria de una fundición local que se había caído de un camión, lo apartaron de un puntapié.

Un fragmento de Sputnik en Manitowoc, Wisconsin, EE. UU.
La pieza del Korabl-Sputnik 1.

No fue hasta que Bauch y Rusboldt presenciaron los informes sobre la desintegración del Sputnik cuando relacionaron la pieza metálica con el suceso de la calle 8. Al regresar más de siete horas después de su caída, la encontraron aún tirada en la cuneta. Utilizando un contador Geiger prestado por los bomberos y confirmando la ausencia de radiactividad, enviaron el objeto al Smithsonian.

Nueve días después del accidente, los estadounidenses ofrecieron la pieza de la nave espacial a los soviéticos, pero no antes de que la NASA hubiera fabricado dos réplicas. Una fue entregada al senador demócrata de Wisconsin, la otra a los representantes republicanos de Wisconsin, en el primer aniversario del accidente. Sin embargo, ambos rechazaron las réplicas, por lo que ambas acabaron de vuelta en Manitowoc. Estas réplicas residen ahora en el Museo de Arte Rahr-West y en el Edificio de Seguridad de Manitowoc.

Un fragmento de Sputnik en Manitowoc, Wisconsin, EE. UU.
Crédito de la foto: Amy Meredith/Flickr

El 15 de noviembre de 1963, la Asociación Internacional de Maquinistas incrustó un anillo de latón en la calle 8 para marcar el lugar exacto donde había caído el Sputnik. Además, se instaló una pequeña losa de granito rosa en la acera, con datos sobre el accidente.

Piece of Sputnik in Manitowoc, Wisconsin
Crédito de la foto: Jonathunder/Wikimedia Commons
Travelers' Map is loading...
If you see this after your page is loaded completely, leafletJS files are missing.

Referencias:



Suscríbete a la web por correo electrónico

¡Si no te quieres perder nuestras actualizaciones deja que te avisemos por correo electrónico! Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 18 suscriptores

¿Nos cuentas algo? :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.