Faro Stannard Rock Light: la soledad llevada al límite

 

Faro Stannard Rock: el lugar más solitario del mundo

La vida de un farero siempre es solitaria, pero durante sesenta años los que sirvieron en el Faro Stannard Rock en el Lago Superior, fue extraordinariamente solitaria. Conocido como “el lugar más solitario del mundo”, el Stannard Rock Light se encuentra en la mitad norte del lago Superior, frente a la península de Keweenaw. La tierra más cercana, la Isla Manitou, está situada a unos 40 km al noroeste, lo que lo convierte en el faro más distante de los Estados Unidos, y probablemente del mundo entero.

El arrecife en el que se encuentra el faro hoy fue descubierto en 1835 por el Capitán Charles C. Stannard. Se alarmó al encontrar esta montaña submarina tan lejos de la costa en aguas que se creía libres de peligros. Con profundidades de hasta 1 metro en algunos lugares, reconoció el riesgo que esta montaña invisible representaba para la navegación.

A medida que aumentaba el tráfico marítimo, crecía el peligro potencial del arrecife. El Servicio de Faro de los Estados Unidos decidió que se necesitaba una luz de navegación, pero no estaba seguro de si algún tipo de estructura podría sobrevivir en una roca expuesta de menos de seis metros de diámetro en un lago famoso por tormentas furiosas.

En 1868, se construyó una baliza temporal para probar la estabilidad de la roca. Era una cuna de piedra de 3,6 metros (12 pies) de diámetro coronada por un marcador de hierro de 6 metros de alto y 1,8 metros de diámetro (20 x 6 pies). Solo después de que esa estructura sobrevivió a las tormentas y al hielo durante algunos años, los ingenieros determinaron que se podría construir un faro en el arrecife.

Faro Stannard Rock Light
Crédito: Neil Harri

Se necesitaron cinco años largos y difíciles para construir el faro. Cada primavera, los trabajadores regresaban al faro para encontrar su trabajo perdido por la tormenta de invierno y el hielo del año anterior. A veces los hombres lamentaban que reparaban más que construir. Durante el verano, las tormentas a menudo suspendían el trabajo ralentizando la construcción.

La torre finalmente se completó y se iluminó por primera vez en 1882. Tiene 23 metros de altura (78 pies) y tiene siete niveles, desde la galera, o cocina, en el nivel base hasta las salas de los dormitorios, de lectura de la biblioteca, relojes y lentes.

La vida en este puesto avanzado remoto era solitaria y dura. A los cuidadores no se les permitía tener esposas, novias y familias, lo que aumentó la nostalgia. Los hombres pasaron tiempo jugando al cribbage y comiendo lo que salia de la lata. A menudo, pasaban días sin hablar entre ellos. Para combatir el terrible aislamiento, los hombres eran sacados de la roca, generalmente después de tres semanas.

Louis Wilks, quien fue el farero durante veinte largos años desde 1936 hasta 1956, pasó un récord de 99 días consecutivos en la Roca, una hazaña que ningún otro guardián pudo siquiera acercarse. La soledad era tan aplastante que muchos guardianes no tenían idea de para qué se inscribieron hasta que llegaban a la Roca. Un guardián amenazó con nadar a tierra si un bote no venía inmediatamente a buscarlo. Otro, como dice la leyenda, se volvió loco y tuvieron que llevárselo de la Roca en una camisa de fuerza.

Faro Stannard Rock Light

Los encargados se iban a casa al cierre de la temporada de envíos a principios de diciembre y regresaban en marzo. Cuando lo hacían, solían encontrar el faro colmado por una gruesa capa de hielo. Los hombres debían tomar mazos y picos para limpiar el hielo y poder entrar. Luego quitar el hielo de la linterna y las bocinas de niebla. El viaje al faro en sí no era fácil. Un año había tanto hielo en el lago que los fareros no llegaron a Stannard Rock hasta julio.

Durante todo el verano, las violentas tormentas del noroeste enviaban olas de 9 metros contra la torre, derribando latas de los estantes y platos de las mesas. Cuando los guardianes tenían que salir de la galera en la base de la torre durante los fuertes vientos, se ataban con una cuerda para no volar.

Retirar a los fareros al final de la temporada de envíos era igualmente peligroso. En 1913, una cruel tormenta cubrió toda la torre con 12 pies de hielo. Se necesitó un equipo de 12 hombres durante una semana para rescatar a los guardianes. En otra ocasión, en 1904, la compañía pesquera contratada para retirar a los guardianes de Stannard Rock se olvidó y envió un remolcador dos semanas tarde. Para entonces, los cuatro guardianes habían consumido todas sus provisiones y estaban contemplando un escape suicida en el bostezo de la estación.

Stannard Rock lighthouse
Crédito: marinas.com

La primera tragedia real golpeó la roca la noche del 18 de junio de 1961, cuando una explosión masiva de tanques de gasolina y propano utilizados para alimentar la planta de la estación arrasó instantáneamente la torre matando a un ingeniero de 35 años e hiriendo a otros tres en servicio. Heridos, pero vivos, los tres hombres esperaban un rescate temprano. Pero tomó dos días para que un bote de la Guardia Costera que pasaba se diera cuenta de que la baliza no estaba funcionando y que no había contacto por radio con los guardianes.

Cuando el Coast Guard Cutter llegó al faro, encontraron a tres guardianes acurrucados en un refugio improvisado sobre el muelle.

Al año siguiente, el faro fue automatizado. Ahora está cerrado al público y solo se puede ver desde un bote o un avión.

Referencias: Lake Superior Magazine, Lighthouse Friends, amusingplanet

¿Nos cuentas algo? :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: