Cementerio de perros de Ascalón (Ashkelon), Israel

 

Cementerio de perros de Ascalón (Ashkelon)

A unos 50 km al sur de Tel Aviv, en la costa mediterránea, cerca de la antigua ciudad de Ashkelon, los arqueólogos de la Expedición Leon Levi de 1985 estaban excavando bajo una colina cuando desenterraron más de mil esqueletos caninos y restos óseos que databan de los siglos V a III a.C.

En una excavación cerca de la ciudad de Ashkelon (Ascalón) en Israel, se encontraron más de mil esqueletos de perros y restos óseos que datan de los siglos V a III a.C.

Este descubrimiento no tenía precedentes, ya que en ningún lugar del antiguo Próximo Oriente se habían encontrado tantos enterramientos de perros en un solo yacimiento y sin motivo aparente para los mismos. El descubrimiento despertó la curiosidad de muchos eruditos, que han intentado explicar los motivos de los enterramientos de perros en Ashkelon.

Un perro enterrado en Ashkelon. Crédito de la foto: Expedición Leon Levy a Ashkelon

Los perros fueron enterrados en fosas poco profundas, aparentemente sin marcar, colocados de lado con la cola encajada entre las extremidades traseras. Muchos de estos enterramientos caninos se produjeron bajo calles y en callejones estrechos, lo que requirió fosas más pequeñas que los confinaran estrechamente. Algunos perros fueron colocados con las patas muy juntas, como si estuvieran atados antes de ser enterrados. Destaca la ausencia de ofrendas funerarias, y los perros no mostraban una orientación específica en su colocación.

Los restos óseos no presentaban marcas discernibles de carnicería, y los signos de violencia eran mínimos. Analizando la estratigrafía del enterramiento, así como considerando la edad y el sexo de los perros en el momento de la muerte, se llega a la conclusión de que estos perros no perecieron en un cataclismo singular. En cambio, parece que murieron y fueron enterrados gradualmente a lo largo de un período prolongado.

El arqueólogo estadounidense Lawrence Stager, que dirigió la excavación, sostuvo que los perros pertenecían a un culto curativo fenicio en el que se les adiestraba para lamer las heridas o llagas de los humanos, a cambio de una retribución. Se cree que estos perros eran venerados en un templo junto al mar situado cerca del lugar de enterramiento (aunque no se han encontrado señales de dicho templo). Como tales, se les consideraba sagrados y se les daban entierros respetables cuando morían.

También existen pruebas de un posible vínculo cultual entre los perros y la diosa de Oriente Próximo Astarté, reforzadas por Heródoto, que menciona que el templo más antiguo de Ashkelon estaba dedicado a Afrodita, a quien los griegos asociaban con Astarté.

Cementerio de perros de Ashkelon
Una tumba conservada del cementerio canino de Ashkelon. Crédito de la foto: Haaretz

Los perros, y en muchos casos especialmente los cachorros, estaban asociados a muchos cultos y rituales diferentes en las antiguas culturas del Próximo Oriente.

  • En el Antiguo Egipto, los perros (y otros animales) estaban asociados a varias deidades, como Dwamutef, Wepwawet, Khentimentiu y, sobre todo, Anubis, y eran venerados en recintos especiales de los templos.
  • En el Irán aqueménida los perros eran especialmente venerados y los zoroastrianos los consideraban los segundos seres más importantes, después de los humanos.
  • En la antigua Grecia, los perros se asociaban principalmente con Asklepios, a quien, según una tradición mítica, un perro cuidaba de niño.
  • Los perros participaban en los ritos curativos del templo de Asklepios en Epidauro.
  • También se les asociaba con la diosa Hécate, a la que se sacrificaban con frecuencia durante los ritos funerarios.

La ausencia de pruebas físicas discernibles en los huesos caninos enterrados en Ashkelon no excluye la posibilidad de un asesinato ritual. En el antiguo Próximo Oriente se empleaban diversos métodos de asesinato, como el envenenamiento y el ahogamiento, que no dejaban marcas visibles en los huesos de las víctimas. La notable prevalencia de cachorros entre los enterrados puede implicar una preferencia por los perros más jóvenes, aunque algunos estudiosos sostienen que las altas tasas de mortalidad entre los jóvenes no eran infrecuentes en entornos anteriores a la veterinaria.

Estos mismos estudiosos (Wapnish y Hesse) rechazaron las teorías de que existiera un culto a los perros y de que los enterramientos fueran religiosos. En su lugar, afirman que se trataba de perros urbanos semiferales cuyo enterramiento en un lugar principal era simplemente el resultado de la costumbre local y no de ninguna motivación religiosa.

Propusieron que el acto del enterramiento podría haber sido lo único que realmente importaba a los habitantes de Ashkelon, y que los cadáveres y las tumbas no tenían significado alguno. También se negaron a llamarlo cementerio, argumentando que los «perros fueron enterrados donde había espacio, en lugar de que se preparara un espacio para recibir perros». «El objetivo no era hacer un cementerio ni preservar la memoria de los animales, sino simplemente enterrarlos», escribieron.

Referencias:



Suscríbete a la web por correo electrónico

¡Si no te quieres perder nuestras actualizaciones deja que te avisemos por correo electrónico! Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 19 suscriptores

¿Nos cuentas algo? :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.