Consejos para el senderismo con perros

8 consejos para el senderismo con perros

El senderismo es una excelente manera de relajarse y volver a la naturaleza. Pero, ¿alguna vez te has preguntado si podrías llevar a tu perro a pasear contigo? Sí. Es posible y si has estado buscando algunos consejos, ¡este artículo de consejos para el senderismo con perros es exactamente lo que necesitas!

Aquí hemos identificado ocho consejos que te llevarán a los senderos con tu amigo peludo favorito en muy poco tiempo. Los requisitos dietéticos de tu perro, el equipo que puede facilitar mucho el proceso y cómo garantizar que ambos regreséis a casa de manera segura.

Todos se explican aquí de manera simple y metódica. En poco tiempo, ¡te preguntarás por qué nunca lo intentaste antes!

Comprueba las leyes y regulaciones locales

Si tienes la suerte de tener tu propio rancho, campo u otra propiedad grande, ¡puedes pasar directamente a la siguiente sección!

Sin embargo, la mayoría de nosotros querrá llevar a nuestros peludos compañeros a caminar en parques y bosques estatales o nacionales de propiedad pública.

Para la seguridad de la gente y para proteger la flora y fauna nativas para las generaciones futuras, es comprensible que las autoridades del parque puedan establecer limitaciones (en Estados Unidos se puede consultar fácilmente) en cuanto a si se permiten perros. También puedes encontrar que hay requisitos para que los perros se mantengan atados en todo momento o en áreas específicas.

Estos requisitos de acceso normalmente están claramente definidos en el sitio web del parque. Así que para evitar cualquier decepción y esfuerzo desperdiciado, vale la pena hacer una revisión rápida antes de comenzar tus preparativos para la caminata.

Estar preparado

Otro de los consejos para el senderismo con perros es emplear un poco de tiempo para prepararte para la caminata ya que es la mejor manera de garantizar que tanto tú como tu perro tenéis el mejor momento de vuestra vida, ¡volver a casa en forma y saludable!

A menudo nos gusta pensar que nuestros perros tienen energía ilimitada, pero la realidad es que al igual que nosotros, ellos también tienen sus límites (¡por mucho que no quieran admitirlo!) Puede ser necesario un régimen de entrenamiento en las semanas previas a una caminata, comenzando con salidas cortas y avanzando desde allí.

Esto endurecerá las patas de tu perro, aumentará su resistencia y garantizará que no carguen demasiado peso. Para las excursiones nocturnas, también debes considerar pagarle al veterinario una visita rápida para un chequeo general y para asegurarte de que las vacunas de tu perro estén al día.

El ambiente salvaje expondrá a tu perro a todo tipo de insectos, plantas y enfermedades que nunca podrán encontrar en tu hogar. Como mínimo, debes considerar un rumbo de protección contra pulgas y garrapatas.

Si te sientes cómodo cortando las uñas de tu perro, entonces hacer esto antes de ir podría ahorrarte mucho dolor de cabeza y dinero en una caminata nocturna. Las uñas afiladas y los materiales frágiles de la tienda no van muy bien juntos, ¡y puedes terminar con un agujero inesperado en medio de una tormenta de lluvia!

Por último, y lo más importante, si tienes algún plan de dejar a tu perro sin correa por algún tiempo, tómate el tiempo para entrenarlo para que sea confiable y responda de inmediato a cualquier orden verbal.

Habrá numerosos peligros que tu perro encontrará en una caminata, desde serpientes a vegetación venenosa hasta bordes de acantilados. Si vas a darle a tu perro la libertad de explorar, entonces es fundamental que también puedas salvarlo del peligro.

Consejos para el senderismo con perros: Revisa el equipo

¡Lo último que necesitas es encontrar un animal salvaje en tu caminata y que tu perro se deslice del collar! Haz una revisión rápida de su collar para asegurarte de que esté bien ajustado (un ancho de uno a dos dedos entre su cuello y el collar es perfecto) y que esté en buenas condiciones.

Del mismo modo, comprueba si hay mellas o hilos sueltos en el cable, y asegúrate de que los cierres metálicos estén en buen estado de funcionamiento. Una larga cuerda también puede ser una buena idea de que quieres que tu perro tenga más libertad, pero recuerda que cuanto más larga sea más probable es que se enganche en los arbustos y otros objetos.

Si es probable que las condiciones sean frías o húmedas, es posible que desees comprar una chaqueta para que tu perro la use. La piel del perro absorbe el agua y, en condiciones de viento, la hipotermia se instale muy rápidamente.

Si va a ser una caminata larga, entonces también deberías pensar en atar un pequeño arnés a la espalda de tu perro para llevar artículos pequeños. Un perro sano en buenas condiciones generalmente puede transportar con facilidad un 10-20 por ciento de su peso corporal.

Sabemos lo mucho que a ellos les gusta participar, y si eso significa que puedes cargar menos peso, ¿por qué no?

Lleva suficientes alimentos y agua

El senderismo requiere mucha energía tanto para los humanos como para los perros. Así que recuerda que dentro de los consejos para el senderismo con perros para las excursiones de un día, es posible que desees darle a tu perro un poco de comida extra en su última comida.

Para las caminatas que abarquen la noche, deberás planear la toma de al menos la misma cantidad de comida de la que normalmente lo alimentarías en casa, y un poco más teniendo en cuenta toda la caminata que realizaréis. ¡No olvides empacar un tazón pequeño y liviano también!

Un suministro abundante de agua es fundamental para la salud de tu perro. A veces, puedes confiar en fuentes naturales de agua como arroyos y lagos.

En lugares secos, esto no siempre será posible y deberás llevar tanto suministro como se requiera. Una buena regla general es traer 56,6g (dos onzas) de agua por cada 0,45kg (libra) que pese tu perro.

Planifica cómo dormirás

Para excursiones de un día, esto no es un problema. Pero en una caminata que abarque la noche, debes tener una idea acerca de tu disposición para dormir. ¿Dentro de la tienda de campaña? ¿Fuera de la tienda de camapaña?

Si la preferencia es el interior, entonces un colchón y una manta pequeños de espuma proporcionarán una superficie cómoda y cálida en la que tu perro podrá dormir, a la vez que protege el piso de la tienda. Recuerda introducir a tu perro a la tienda de campaña antes de salir de casa para que se acostumbre.

¡Descubrir que tu perro está aterrado por la tienda no es algo que quiera descubrir al anochecer en medio de la naturaleza!

Dormir fuera de la tienda también tiene sus propios riesgos y consideraciones. ¿Los osos u otros predadores son una posibilidad? ¿Tendrás que atar la cuerda a una estaca? ¿Es probable que haya mosquitos u otros insectos? Solo tú conoces a tu perro lo suficientemente bien como para decidir si esta es la opción correcta.

Consejos para el senderismo con perros: Camina con seguridad

Si bien es poco probable que algo salga mal, en lo que respecta a la salud de tu perro, siempre es mejor planificar para cada posible contingencia. Un pequeño botiquín de primeros auxilios puede valer la pena, asegurándote de que contenga un removedor de garrapatas y protector solar.

Una consulta con tu veterinario sería una gran idea. Ellos pueden aconsejar más sobre qué vale más la pena de incluir en el kit.

Una revisión rápida del clima y el terreno también es una buena idea. Las patas de los perros, especialmente si no han estado caminando previamente, pueden ser suaves y pueden quemarse fácilmente en rocas calientes o arena.

Pueden parecer divertidos, pero hay muchas variedades de zapatos para perros disponibles en el mercado que se pueden colocar sobre las patas de tu perro, lo que brinda una excelente protección y agarre.

No dejes rastros

Parece algo de sentido común pero en los consejos para el senderismo con perros es algo que no debes olvidar. Todos lo odiamos, pero limpiar tras nuestros perros no solo mantiene el camino lo más natural posible para otros excursionistas, sino que también evita la posible propagación de enfermedades a través de nuestros parques protegidos.

La mejor opción es llevar algunas bolsas de plástico pequeñas y resistentes contigo en la caminata. Embolsar los residuos en doble bolsa para evitar accidentes no deseados. Luego, guárdalo en un compartimiento separado de tu mochila para desecharlo cuando regreses a la civilización.

Otra buena opción, especialmente si te encuentras en una caminata que abarque la noche, es tomar una pequeña pala y cavar un agujero de al menos 15cm de profundidad para deshacerte de los desechos. De todos modos, harás esto también por tu propio desperdicio, por lo que este enfoque no debería requerir mucho esfuerzo adicional.

Nota: Si lo entierras no lo hagas con la bolsa de plástico. Estarás ensuciando con plástico de todos modos ya que no se degrada, por mucho que no se vea.

Verificación de salud tras la caminata

¡Sabemos lo duros que son nuestros perros, o al menos lo duros que pretenden ser!

En cada descanso y cuando llegues a casa al final de la caminata, es importante que le hagas a tu perro un chequeo de salud general.

¿Están cojeando? Mientras los acaricias, ¿puedes sentir pequeños bultos que sugieran la posibilidad de una garrapata? ¿Están las almohadillas de sus patas en buenas condiciones y no demasiado sensibles? ¿Ha recogido rebabas u otra vegetación en su pelaje que necesita ser cepillada?

Si ha sido un día largo, caluroso y sucio, es posible que incluso desees darle a tu perro un baño rápido o un manguerazo. Y mientras lo haces, has creado grandes recuerdos juntos, ¿por qué no unirte y refrescarte al mismo tiempo? ¡El final perfecto para un gran día!

A %d blogueros les gusta esto: