Copenhague, Dinamarca. La creatividad en colores

La Sirenita de Copenhague

El símbolo de facto de Copenhague es este bronce de cuento que parece que no puede conservar la cabeza por mucho tiempo

La Sirenita de Copenhague

La Sirenita de Copenhague

Instalada en 1913, La Sirenita de Copenhague toma el sol tranquilamente en lo alto de su roca aislada por agua como símbolo de la ciudad de Copenhague, pero tal notoriedad ha llevado a que la cabeza de la figura sea eliminada varias veces en señal de protesta.

Inspirada por una función de ballet del cuento clásico, la pieza fue originalmente encargada por el hijo de un magnate de la cerveza local. Ahora, la pequeña figura de la sirena lleva adornando las aguas de Copenhague durante más de un siglo. La reposante figura mira con nostalgia a la distancia, siempre congelada en una mirada de tristeza, sin embargo esto puede ser causado por la amenaza constante a la decapitación a la que la sirena se ha enfrentado desde su creación.

A medida que la pieza se convirtió en una atracción turística popular pronto se convirtió en una mascota no oficial para toda la ciudad. Con esta atención vinieron una serie de protestas y actos aleatorios de vandalismo sobre la estatua.

La cabeza de la Sirenita de Copenhague fue robada por primera vez en 1964 por disidentes políticos y nunca se recuperó. Sin embargo una nueva cabeza se injertó en el cuerpo. Pero a continuación, el brazo de la estatua fue robado en 1984, aunque más tarde se recuperó. Pero entonces otro intento decapitación en 1990 dejó una amplia incisión en el cuello de la figura. En 1998, la cabeza fue robada una vez más, y una vez más se recuperó. Y, finalmente, en 2003 toda la estatua fue volada de su roca con explosivos.

Esta pequeña sirena simplemente no puede tener un descanso.

Hoy en día la estatua ha sido restaurada y sigue atrayendo a innumerables admiradores cada año. Sin embargo, parece que sólo es cuestión de tiempo antes de la mítica dama esté en peligro una vez más.

Vídeos

error: Content is protected !!