Copenhague, Dinamarca. La creatividad en colores

La escultura de Agnete y el Tritón bajo en Copenhague

Agnete y el Tritón, una leyenda danesa convertida en realidad.

Agnete y el Tritón

Agnete y el Tritón

La balada danesa, Agnete og Havmanden cuenta la historia de Agnete, que deja a su familia para empezar una nueva vida en el mar con un tritón (sireno), por un tiempo… Desde el año 1992 una escultura bajo el agua del artista danés Suste Bonnén ha traído la historia de la fantasía a la realidad bajo un puente en el centro de Copenhague. La historia de Agnete y el tritón es una historia tradicional danesa que fue transmitida inicialmente por la tradición oral.

Según la historia, una joven llamada Agnete pasaba por el mar cuando un tritón extraordinariamente atrevido y decidido emergió de las aguas y le ofreció su mano en matrimonio. Siendo una niña vivaz e impulsiva, dejó lo que estaba haciendo y se fue a vivir con él bajo las olas. La pareja tuvo siete pequeños “mer-niños” y las cosas parecían ir bien hasta que Agnete escuchó las campanas de la iglesia sonando en la distancia desde tierra. Dejó a su “mer-familia” para hacer una visita a su antigua vida, prometiendo volver. Sin embargo, una vez que ella se reencuentra con su antigua vida Agnete decidió no volver al mar, dejando a su tritón solo de papá, siempre suspirando por su amor perdido.

La escultura submarina debajo del puente Højbro, en la parte inferior del canal Frederiksholm representa al marido de Agnete y sus hijos abandonados elevándose hacia la superficie, anhelando a su madre en una escena inquietante capturada en un bronce eterno.

El lugar extraño e incongruente es fácil de perdértelo ya que uno mira hacia el palacio de Christiansborg y Børsen, y docenas de barcos turísticos pasan por ella todos los días, pero esta pieza sutil e imaginativa de arte público es sin duda una de las joyas ocultas de Copenhague.

error: Content is protected !!