Las ruinas de la isla de Cumberland

Las ruinas de la isla de Cumberland

Isla Cumberland se encuentra en la costa de Georgia y es la mayor de las islas barrera del Estado con poco menos de 18 millas de longitud. Casi nadie vive en la isla durante todo el año en estos días, pero en el extremo sur de la isla, encontrarás Dungeness, que fue propiedad de la famosa y rica familia Carnegie. La casa está en ruinas, pero tal vez si escuchas de cerca puedas escuchar los acordes de un Charlestón fantasmal.

Camino de entrada a Dungeness
jmd41280

La isla tiene pocos visitantes. Ningún puente une la isla con el continente, por lo que los visitantes deben llegar a través de un ferry. Sin embargo, la casa se hace eco de sus antiguas glorias de la misma forma que lo hacen las magníficas ruinas de Roma, un tanto inquietante pero con una calma que puede provocar reflexiones sobre la fugacidad de la vida. En el lugar donde esta mansión albergó una vez una familia de nueve hijos y doscientos servidores, sólo quedan ruinas. Esta es la historia de la casa llamada Dungeness.

Cumberland
jmd14280

Si quieres un microcosmos de la historia de los Estados Unidos, podrías hacer un estudio de la historia de la isla de Cumberland y la mansión Dungeness. Las guerras con los británicos, Guerra Civil, la Independencia, fabulosa riqueza y colapsos económicos todas figuran en su fascinante historia. Aunque que solo tres centenares de personas son permitidas en la isla al mismo tiempo, el lugar bien merece una visita.

Muros derruidos de Dungeness
pwbaker

Aunque las ruinas actuales no se remontan mucho en el tiempo, el origen del nombre de Dungeness se remonta a 1733 cuando el general inglés James Oglethorpe apareció allí. Fundó un pabellón de caza en la isla (que fue nombrado después que el duque de mismo nombre regresó a Inglaterra), que dio el nombre de un promontorio del condado Inglés de Kent.

Después de que los ingleses derrotasen a los españoles en 1742 la necesidad de la isla como un punto estratégico de defensa se convirtió en redundante y ahora no hay rastro de la casa de campo o los fuertes asociados sobrevivientes. Nathaniel Greene compró terreno en la isla en 1783 con el fin de recolectar el árbol de roble que allí se encontraba, pero murió solo tres años más tarde. Fue su esposa, que en su segundo matrimonio diez años más tarde construyó la primera mansión, llamada nostalgicamente después pabellón de caza de Oglethorpe.

Vista del tejado de una de las casas
quinnanya

Coincidentemente, los británicos utilizaron la mansión como su cuartel general durante los tres años de la guerra de 1812. Aunque la guerra en gran medida fue impulsada por las acciones de los británicos a su llegada a la isla de Cumberland, liberaron rápidamente todos los esclavos que vivían allí. Cuando los británicos se marcharon puedes adivinar lo que pasó. Los registros de 1846 muestran que hubo más de 400 esclavos viviendo en la isla, así como 36 personas de raza blanca.

Zona de paseo
pwbaker

La esclavitud terminó después del final de la Guerra Civil y al igual que muchos propietarios de plantaciones, los descendientes de los Greene encontraron que ya no era rentable cuando tuvieron que pagar los salarios. La familia se mudó y Dungeness fue dejada a su suerte. Se quemó en 1866. Esto, por desgracia, no sería la última vez que este destino quiso caer sobre una casa construida en este lugar.

Thomas M Carnegie y su esposa Lucy compraron las tierras y comenzaron a construir una nueva Dungeness en 1884. Está inspirada en los castillos que la pareja había visto en Escocia y aunque Thomas nunca la vio terminada (como el desafortunado señor Greene murió antes de que se terminase) su esposa vivió en Dungeness con su gran camada de nueve niños durante muchos años. Cuando se terminó, debió haber sido (después de su familia, por supuesto) su orgullo y alegría.

Dungeness en su explendor
Wikimedia

Sin embargo, sólo unas décadas después, esto es todo lo que permanecería.

Lo que parece un antiguo jardín con su fuente
jmd41280

Además de las cincuenta y nueve habitaciones había piscinas, un campo de golf y muchos otros edificios pequeños en los que vivieron sus más de 200 sirvientes. El último uso registrado de la mansión Dungeness fue en 1929, cuando una de las hijas de Lucy se casó alí. Entonces comenzó su camino hacia la ruina, por así decirlo. Los edificios anexos fueron abandonados a su suerte.

La Gran Depresión significó el fin de los Carnegie en la isla, aunque siguió en su posesión, la dejaron vacía. Entonces, una noche de 1959 un cazador furtivo descontento que había recibido un disparo en la pierna por el ama de llaves por allanamiento supuestamente redujo la casa a cenizas quemándola. Desde entonces, la mansión, y los edificios y los alojamientos circundantes, han ido poco a poco siguiendo su curso natural.

Incluso los coches quedaron oxidándose en donde fueron aparcados.

Coche oxidado
Linda.N

Así que las ruinas permanecen hasta hoy en día, testimonio de una larga y colorida historia. Los descendientes de las familias originales siguen viviendo o van de vacaciones a la isla hoy en día, pero nunca ha habido ningún intento de reconstrucción de Dungeness. Tal vez la historia está demasiado llena de desgracias para que alguien piense en tal proposición.

Las ruinas son conservadas hoy por el Servicio de Parques Nacionales como parte del Cumberland Island National Seashore. Fueron adquiridos por el Servicio de Parques en 1972.

También puedes leer el blog de ​​un residente de la isla de Cumberland

 

Vídeos de la isla Cumberland y la Mansión Dungeness

 

 

Viajeros

Usuario "oficial" de la web ;) Apasionado de la naturaleza y los viajes.By Viajeros del Misterio en Google

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Menú de cierre