Meghalaya: Los puentes de raíces vivas de la India 1


Meghalaya

La India tiene una población de más de un billón y a menudo nos hacemos una idea del país por esa estadística. Sin embargo, hay lugares en el sub-continente que siguen siendo casi inaccesibles. Meghalaya, en el noreste del país es el hogar de los montañosos bosques subtropicales. Para llegar ahí, la población local ha llegado con una ingeniosa combinación de la ingeniería natural – puentes de raíces vivas.

Siempre parece llover aquí – los ríos son a menudo muy peligrosos de vadear. Este es uno de los lugares más húmedos del planeta. La precipitación constante combinada con la topografía accidentada, laderas empinadas y el espeso follaje de los bosques haría a muchas partes de las selvas Meghalaya inaccesibles. Sin embargo, las personas inventivas e ingeniosas que viven aquí han encontrado una manera – pero tuvieron que ser muy pacientes, por lo menos para empezar.

Se necesitaban Puentes – eso era evidente. Sin embargo, sin las grandes herramientas necesarias para cortar árboles lo suficientemente grandes como para utilizarlos de puentes, la gente de War khasi estaban atascados. Sin embargo, uno de ellos se dio cuenta de la forma en que los árboles de la zona crecían. Creciendo en rocas en acantilados escarpados o junto a los ríos caudalosos, los árboles echaban raíces.

Una vez seguros en su entorno principal habrían extendido las raíces hasta el agua. Estas raíces serían al principio cortas y flexibles, pero con el pasar de los años se habrían convertido en raíces muy gruesas y fuertes. La respuesta estaba en la manipulación de estas raíces en beneficio de la gente.

Durante muchos años las personas guiaron gradualmente las raíces para que crecieran a través del espacio hasta que echaron raíces en el otro lado (o incluso se reunieron en el centro con las raíces de la ribera opuesta). Con el tiempo la gente de War Khasi se hicieron increíblemente eficientes en esta obra de ingeniería natural – algunos de los puentes tienen una envergadura de más de treinta metros. Es más, con un cuidadoso mantenimiento ellos mismos se refuerzan a sí mismos y se auto-renuevan. Varios de los puentes se cree que tienen más de quinientos años.

Donde los ríos una vez eran casi intransitables y las colinas empinadas bloquearon su camino, la gente era ahora capaz de propagarse. Hay dos árboles implicados en tal hazaña y que presentan el mismo comportamiento de la raíz a los que dar las gracias. El primero es el Baniano, Ficus benghalensis, y el segundo es el Árbol de Goma, Ficus elastica.

Pero ¿cómo diablos haces crecer a una raíz en la dirección en la que quieres? Esto es gracias a otra planta, la Nuez de Areca. El Khasi toma un tronco de este arbusto grande y lo corta, ahuecando el centro. Esto crea un sistema de guiado para las raíces. Una vez que las raíces llegan al final de una de estas guías, otra se colocará en el extremo – y así sucesivamente hasta que el puente se completa. Están abundantemente regadas por la lluvia y una vez que llegan al otro lado del río, arraigan allí.

Sin embargo, todo esto lleva su tiempo – a menudo hasta veinte años para cruzar el río y luego más para que las raíces crezcan y lleguen a ser lo suficientemente fuertes como para caminar sobre ellas. Y fuertes son – estos puentes pueden contener decenas de personas a la vez. A menudo hablamos sobre el futuro, de las naves espaciales intergeneracionales haciendo su viaje entre sistemas solares a muchos años luz de la Tierra. Tal vez a su manera la gente de War khasi han demostrado que este tipo de paciencia y perseverancia es posible.

Sin embargo, uno tiene que preguntarse si, en esa nave espacial, seguirán siendo a las mujeres las que realicen la colada…

Más imágenes

Imágenes en Flickr de Meghalaya
Imágenes en 500px de Meghalaya

Vídeos de los puentes vivos de Meghalaya


 

Visto en The living root bridges of india


¿Dejas un comentario? :)

Una idea sobre “Meghalaya: Los puentes de raíces vivas de la India