El jinete de bronce y la piedra del trueno, en la Plaza del Senado de San Petersburgo

 

El jinete de bronce y la piedra del trueno

En la Plaza del Senado de San Petersburgo, Rusia, se alza una magnífica estatua ecuestre del fundador de San Petersburgo, Pedro el Grande. Conocida como el Jinete de Bronce, por un poema clásico de Alexander Pushkin, la estatua fue encargada por Catalina la Grande como homenaje a su famoso predecesor.

Al ser una princesa alemana casada con el linaje Romanov, Catalina no tenía derecho legal al trono y quería representarse a sí misma como la legítima heredera de Pedro. Deseosa de vincularse a Pedro el Grande para ganar legitimidad a los ojos del pueblo, contrató al escultor francés Étienne Maurice Falconet.

La estatua se inauguró en 1782 y representa a Pedro el Grande sentado heroicamente sobre su caballo, con el brazo extendido apuntando hacia el río Neva. Se ve al caballo pisoteando una serpiente, que según diversas interpretaciones representa la traición, el mal o a los enemigos de Pedro y su reforma. La estatua en sí es espléndida, pero lo más interesante es el pedestal sobre el que se alza.

El jinete de bronce y la piedra del trueno, en la Plaza del Senado de San Petersburgo
El Jinete de Bronce. Foto: Matt Malto/Flickr

El Jinete de Bronce se alza sobre un enorme peñasco que originalmente estaba enterrado en tierra en Lakhta, a unos 10 km de distancia, en línea recta. Fue desenterrada en 1768, transportada a su lugar actual y convertida en pedestal para la estatua. Fue la piedra más grande jamás movida por el ser humano.

El peñasco recibe el nombre de Piedra del Trueno basándose en una leyenda según la cual un trueno partió un trozo de la piedra. El gran dilema del escultor Falconet fue cómo trasladar una roca tan enorme hasta San Petersburgo. Quería trabajar cortando la roca justo donde yacía, pero Catalina la Grande ordenó que fuera trasladada antes de ser cortada.

El peñasco estaba incrustado hasta la mitad de su profundidad en el suelo y la zona era terreno pantanoso, por lo que el primer problema fue levantarlo del barro. Marinos Carburis, un griego de la isla de Cefalonia que resultó ser teniente coronel del ejército ruso, se ofreció a llevar a cabo el proyecto. Carburis había estudiado ingeniería en Viena y se le considera el primer griego diplomado en ingeniería.

Jinete de bronce
El Jinete de Bronce. Foto: whereisemil/Flickr

El plan de Carburis consistía en esperar al invierno, cuando el suelo estuviera helado, y luego arrastrar la gran piedra por el suelo helado hasta el mar para embarcarla y transportarla a la ciudad. Trazó una pista y diseñó un trineo metálico para deslizarse sobre ella, utilizando esferas de bronce de 15 cm para reducir la fricción.

Aunque se trataba de un diseño estúpidamente simple, los cojinetes de bolas no se inventarían oficialmente hasta dos décadas después, cuando el inventor galés y maestro del hierro Philip Vaughan presentó con éxito una patente para el primer cojinete de bolas moderno en 1798, a pesar de que se encuentran ejemplos de cojinetes de bolas en máquinas históricas desde la época romana.

Después de que Carburis sentara las bases, 400 hombres tardaron nueve meses en transportar la piedra desde el lugar original de su descubrimiento hasta su lugar de descanso final. Durante todo ese tiempo, los canteros siguieron dando forma al enorme granito en un esfuerzo por reducir su peso para facilitar su transporte.

Cuando se extrajo del suelo, la roca pesaba más de 1.500 toneladas. Cuando llegó a San Petersburgo pesaba 1.250 toneladas. El trabajo de transporte de la piedra fue realizado íntegramente por hombres; no se utilizaron animales ni máquinas en el proceso.

La Piedra del Trueno
El Transporte de la Piedra del Trueno en Presencia de Catalina II. Grabado de I.F.Schley.

Mientras se transportaba la roca, Catalina visitaba periódicamente el esfuerzo para supervisar su progreso. El cabrestante mayor fue girado por 32 hombres, que apenas movieron la roca. Otra complicación era la disponibilidad de sólo 100 metros de vía, que había que desmontar y volver a colocar constantemente. No obstante, los trabajadores avanzaron más de 150 metros al día mientras se encontraban en terreno llano. Al llegar al mar se construyó un muelle especial y una enorme barcaza exclusiva para la Piedra del Trueno.

La embarcación tuvo que ser sostenida a ambos lados por dos buques de guerra de tamaño natural. Afortunadamente, el viaje fue corto y la piedra llegó a su destino en 1770, tras casi dos años de trabajo. Una gran multitud se reunió en los muelles para ver su descarga, que fue toda una hazaña, dado el tamaño y el peso de la carga.

Para descargar la piedra cerca de la orilla del Neva, se utilizó una técnica que ya se había empleado durante la carga: se sumergió el barco y se asentó sobre pilotes hincados previamente en el fondo del río, lo que permitió trasladar la piedra hasta la orilla.

Piedra Trueno
Inauguración del Jinete de Bronce en la Plaza del Senado, San Petersburgo. Grabado de A.K.Melnikov.

Después de excavar el peñasco del suelo, quedó una enorme fosa varias veces mayor que el propio peñasco. Esta fosa sigue existiendo, en forma de estanque relleno, con un tamaño aproximado de media hectárea. Está rodeado por una muralla de rocas excavadas. El estanque Petrovski, como se le llama, es ahora una zona protegida.

Estanque Petrovski
Estanque Petrovski. Foto: Victor Gleim/Wikimedia Commons
Travelers' Map is loading...
If you see this after your page is loaded completely, leafletJS files are missing.

Fuentes: www.amusingplanet.com



Suscríbete a la web por correo electrónico

¡Si no te quieres perder nuestras actualizaciones deja que te avisemos por correo electrónico! Introduce tu correo electrónico para suscribirte a este blog y recibir avisos de nuevas entradas.

Únete a otros 18 suscriptores

¿Nos cuentas algo? :)

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.